PLAZAOLA, Juan, Arte sacro actual, Madrid, BAC, 2006, 742 pp., 23,5 x 15 cm., ISBN 84-7914-849-7.

 

En los últimos cuarenta años, desde el inmediato postconcilio (que fue cuando apareció el precedente de este libro, con el mismo título), el arte sacro, en su misma autocomprensión, ha sufrido un cambio enorme, tanto por la profusión de documentos eclesiásticos como por el influjo de los cambiantes movimientos y tendencias artísticas en el ámbito sacro. Plazaola falleció hace un par de años, de manera que no ha podido ver publicada esta obra, la cual viene a sumarse a las muchas a las que ha dedicado su vida. No es una revisión de la del mismo título, porque es tanto lo que ha cambiado que estamos ante una obra completamente nueva, un desarrollo más de la actitud de Plazaola de estudiar el arte contemporáneo para comprenderlo, asumirlo y, de este modo, poder evangelizar en él y a través de él.

Después de presentar las notas de la sensibilidad artística contemporánea, Plazaola muestra quién es el artista de lo sacro, como carisma, de modo muy erudito, y vincula el arte al culto cristiano, exponiendo los lugares en los que se ha dado a lo largo de la historia, y los elementos y lugares en torno a los que se configura el culto cristiano, prestando especial atención al carácter simbólico de cada uno de sus elementos, sin olvidar la funcionalidad de los mismos (con la acertada inclusión de sugerencias prácticas para el momento actual). Sigue una breve historia ilustrada de la arquitectura religiosa moderna así como un par de capítulos dedicados a la iconografía, en los que se presta atención detallada a la querella iconoclasta del siglo VIII y a las disputas entre las diversas espiritualidades monásticas y mendicantes, al igual que a la iconoclastia reformada y a la situación moderna, con su pléyade de movimientos artísticos y su influjo en el arte religioso. Termina este apartado con una mirada a los utensilios y vestidos litúrgicos. El apéndice de esta obra es tan importante como todo lo anterior: diversos documentos eclesiásticos sobre arte, de distinto valor (de la Santa Sede, directorios diocesanos, prescripciones del derecho canónico, opiniones episcopales, etc.), desde San Gregorio Magno hasta nuestros días, con especial atención a los contemporáneos, quizá los más difíciles de reunir. En síntesis, se trata de una obra sumamente útil para comprender los principios sobre los que se asienta el arte sacro y cómo éstos pueden hacerse compatibles con la deriva contemporánea del mundo del arte.

 

Sixto J. Castro