NEILL, Alex y RIDLEY, Aaron (eds.), Arguing About Art. Contemporary Philosophical Debates, London and New York, Routledge, 2002, 2ª ed., 479 pp., 17,5 x 25 cm., ISBN: 0-415-23738-6 (hbk),

 

Se trata de una compilación de artículos, cuyos autores, son, en buena parte de los casos, figuras de primera línea de la estética contemporánea, como es el caso de Roger Scruton o Noël Carroll, por citar tan sólo a dos. Consta de doce secciones, cada una de las cuales, bajo un título aparentemente singular, desarrolla , desde un punto de vista muy amplio, en dos o tres artículos breves –que en ocasiones presentan tesis antagónicas–, concisos y con un buen fundamento bibliográfico en general, alguna de las muy diversas cuestiones de las que están en la arena de la estética contemporánea. Las partes son las siguientes: 1) ¿El arte de la comida? trata de qué es lo que convierte algo en una obra de arte y cuál es el papel de la funcionalidad en la definición de arte; 2) La interpretación "auténtica" de la música que, además de lo estrictamente apuntado por el título, la cuestión de en qué consiste la autenticidad en la interpretación musical y cuáles serían las ventajas estéticas de la misma sobre la inautenticidad, se analiza el espinoso asunto de la intención del artista; 3) Imitaciones y falsificaciones analiza las cuestiones del valor estético de una obra auténtica frente al de una falsificación, la originalidad y la autenticidad, así como en qué medida la experiencia estética está condicionada por estos datos; 4) Música rock y cultura estudia la cultura occidental actual a partir de las manifestaciones musicales predominantes en ella, a la par que pone en cuestión el relativismo y el subjetivismo estéticos, haciendo uso de ejemplos bien actuales; 5) Apreciación, comprensión y naturaleza, trata de las semejanzas y diferencias entre la apreciación estética del arte y de la naturaleza para poner sobre el tapete la cuestión de qué significa apreciar algo estéticamente; 6) Fotografía y representación busca clarificar si la fotografía es representación de los objetos que presenta o no, con lo cual se abre a la vieja cuestión de qué es una representación artística y a la nueva de qué tipo de arte es la fotografía; 7) Sentimientos y ficciones analiza la naturaleza de la emoción provocada por lo ficcional: ¿es irracional, tiene algún tipo de fundamento?; 8) Disfrutar del horror trata sobre lo que nos atrae de las obras que buscan hacernos experimentar miedo y asco, lo que, en cierto modo, nos lleva al tema aristotélico de la catarsis en la tragedia; 9) Sentimentalismo o sensiblería analiza qué convierte en sensiblera una obra de arte y si ello es sinónimo de mal arte, es decir, en último término, cuál es el objetivo del arte; 10) Arte y moralidad expone la relación de larga tradición entre ambas categorías; 11) Feminismo y estética trata de ver si hay retos específicos planteados por el pensamiento feminista a la estética tradicional y cómo debe la estética situarse ante ellos, asunto bajo el cual planea el viejo tema de hasta qué punto puede la estética desconectarse de la política; 12) Arte público debate cuál es el papel de este tipo de arte. Cada uno de los bloques incluye una breve introducción a la cuestión y finaliza con la recomendación de una serie de lecturas para continuar profundizando en el tema.

La mayoría de las colaboraciones son reimpresiones de artículos procedentes de diversas fuentes, especialmente de Journal of Aesthetics and Art Criticism, British Journal of Aesthetics, Proceedings of the Aristotelian Society, .además de algunos capítulos o extractos de libros. La idea es reflexionar sobre la naturaleza del arte y de la experiencia estética por medio de las cuestiones planteadas, que, aun cuando pueden dar la impresión de cuestiones tangenciales, abren la puerta a la consideración de temáticas trasnsversales que recorren toda la estética como disciplina filosófica. La variedad de argumentos contenidos en la obra está orientada a generar debates en los diversos foros. Se trata de un espléndido trabajo de los editores, tanto por la acertada selección temática como por la de los autores, cuyos trabajos pueden considerarse valiosas aportaciones a la filosofía del arte.

 

Sixto J. Castro