NOTARIO, Antonio (ed.), Estética. Perspectivas contemporáneas, Salamanca, Universidad de Salamanca, 2008, 419 pp.  ISBN 978-84-7800-309-9.

 

El editor de esta obra, Antonio Notario, nos advierte en el pórtico de la misma: “el objetivo de la estética en la actualidad consiste en enseñar a descodificar determinados lenguajes mediante el dominio de los conceptos que afloran en las teorías artísticas y estéticas” (p. 10). Supuesto esto, que Notario desarrolla con la alusión a diversos pensadores españoles que han constatado la riqueza y el carácter privilegiado de la estética en el panorama filosófico español contemporáneo, diversos estudiosos de variadas disciplinas intervienen en esta obra de carácter transversal. José Luis Molinuevo, en “Estética y ciudadanía” analiza algunas de las posturas estéticas en su relación con la ciudadanía y ofrece una propuesta inspirada en Goethe, que proyecta en el ámbito de la ciberciudadanía. Gerard Vilar, en “Cánones en el Arte y la Literatura. Pluralismo y relativismo en la estética de hoy” reflexiona sobre la formación y la inevitabilidad de los cánones en un mundo en el que los expertos ya no son fiables, los intereses políticos son relevantes, el público está masificado y el mercado tiene un enorme influjo. José Antonio Pérez Bowie, en “La adaptación como reescritura. Algunos ejemplos de la filmografía de Vicente Aranda” analiza las consecuencias de ese cambio de significantes que se da al pasar de un texto literario al cine. Ana Martínez Collado, en “Narraciones/visibilizaciones de la diferencia en la cultura de la interfaz” explora este concepto en las prácticas artísticas contemporáneas y su incidencia política. Ricardo Piñero, en “La lucha invisible: una estética del demonio” presenta el itinerario de José Bergamín, especialmente su obra “La importancia del demonio”, un tema en el que el autor es de los máximos especialistas de nuestro país. Domingo Hernández, en “El desgarro de la imaginación” examina la relación entre belleza y violencia, partiendo del “Apolo y Marsias” de Ribera y traduciendo esa representación al arte contemporáneo, para reflexionar sobre “lo real”. Victor del Río, en “Roland Barthes y las estrategias del nuevo realismo” examina el concepto de “lo obtuso” y de “punctum” en este autor y su relevancia para los discursos sobre lo real. Alberto Santamaría, en “La escritura del suceso. El poema y la revisión de lo sublime” analiza las aportaciones de John Ashbery. José J. Sánchez Iglesias, en “Para una sociología de la retraducción: ‘artes de la literatura’ en las versiones contemporáneas de la Divina Comedia” examina la relación existente entre literatura, arte y traducción. María Peña, en “Observar el espectro. Mínima historia del asombro” diserta sobre el espectro en múltiples manifestaciones. Teresa Fraile, en “Construcciones del discurso metafórico en torno a la música de cine” examina la relación de esas dos artes y el papel de la música en el cine. Carmen Pardo, en “Experiencias de la discontinuidad” se centra en la música experimental y su relación con la sociedad en la que se gesta, siguiendo fundamentalmente una serie de reflexiones de John Cage. Eloy Fernández Porta, en “El don de la era afterpop– Tres anuncios sin un solo euro” nos presenta unas interesantísimas reflexiones sobre la publicidad. Vicente Luis Mora, en “Las distopías como vertiente política de la ciencia ficción” se acerca al género distópico y analiza varias. Finalmente, Antonio Notario, en “De pentagramas y versos” reflexiona sobre las relaciones entre música y palabra.

 

Sixto J. Castro