PERNIOLA, Mario, Del sentir, traducción de César Palma, Valencia, Pre-Textos, 2008, 174 pp., ISBN 978-84-8191-861-8.

 

Esta obra consta de tres capítulos: el primero, que describe la situación actual del sentir, el tercero, que retoma ideas de la antigüedad clásica para poner de relieve aspectos alternativos, y el segundo, central, que vincula a ambos. La primera parte, “Lo ya sentido”, destaca que la nuestra es una era estética, en la que `predomina el sentir. Mas hoy se nos dan las cosas ya sentidas, no para ser sentidas en primera persona. Es a lo que Perniola denomina, en conexión con la “ideología”, sensología, la identificación con el falso sentir. Asimismo, la burocracia se sustituye por la mediacracia y el narcisismo por lo especular, todos ellos facetas de la subordinación del pensar y el hacer al sentir. “Nuestra época es estética porque todo lo que en ella es real debe marcarlo a fuego el punzón de lo ya sentido, porque lo sensible y lo afectivo se hacen valer como algo ya preparado y elaborado que solamente reclama ser aceptado y reproducido” (p. 41). El sentir queda extrañado en forma neofanática o neoescéptica. Y he aquí la clave, pues una vez que el sentir prescinde del sentir en primera persona “la pregunta de quién siente es reemplazada definitivamente por la de quién administra y gestiona la circulación de lo ya sentido” (p. 67). La segunda parte, “Arqueología del sentir” ahonda en la separación entre actuar y sentir propia de la era burocrática, que se manifiesta en una estética de la vida y una estética de la forma, ambas intentos de superar la burocracia. Los dos modos de sentir anti-ideológicos son el pathos espiritual y el corazón animal, que Perniola analiza con detalle, guiado sobre todo por Kant y Vico, por una parte y por Descartes y Gracián, por otra. Finalmente, la tercera parte, “Hacerse sentir” presenta alternativas, como son lo teátrico, el sentir cósmico y el sentir filosófico

Lo más llamativo es el interés que Perniola demuestra por la cultura española clásica y por sus conexiones con la cultura española contemporánea.

 

Sixto J. Castro